viernes, 11 de enero de 2013

CON FALDAS Y A LO LOCO: LA COMEDIA PERFECTA


Con faldas y a lo loco, Billy Wilder1959

Chicago 1929, dos músicos buscavidas, Joe (Tony Curtis) y Jeff (Jack Lemmon) son testigos inoportunos de la matanza de San Valentin, desgraciadamente son descubiertos por los gangsters encargados de perpetrar el asesinato. Joe y Jeff acaban uniéndose, muy a su pesar, a una orquesta femenina, en la que tendrán que camuflarse como dos mujeres más para poder viajar sin levantar sospechas hacia a la soleada Florida, donde lejos de conseguir su objetivo de huir, comenzará su verdadera aventura cuando Joe cae prendado de la sexy, dulce e inocente Sugar (Marilyn Monroe).

Sin dudarlo un segundo la califico siempre como la comedia perfecta. Billy Wilder consiguió convertir un infierno de rodaje en una genialidad cinematográfica. Infierno porque mi Diva favorita, Marilyn Monroe, no les puso las cosas fáciles a sus compañeros, llegaba tarde, olvidaba sus frases y había que repetir las escenas. Sin embargo, Wider se armó de paciencia y el éxito se logró gracias a un guión bien elaborado, en el que ni una sola de sus frases tiene desperdicio. Las situaciones cómicas se enlazan con una precisión agilidad magníficas, sin perder ritmo y en las que la risa está más que asegurada. 
Destaco la escena del baile entre Jack Lemmon y Joe E. Brown es una de las mejores escenas cómicas que jamás he visto.
Ni que decir tiene que las habilidades interpretativas de Tony Curtis y Jack Lemmon -que sería el actor fetiche de Wilder- son grandiosas, pero en ese mismo nivel debo poner a Marilyn, quien realiza un trabajo maravilloso mostrando sus magnificas dotes para la comedia y también para la canción, con la dulzura que la caracterizaba interpreta en la película "I wanna be loved by you" y "I'm through with love", dos grandes clásicos.

A ritmo de Jazz la película sirve para hacer una divertida, y algo malévola descripción de los hombres desde el punto de vista femenino.

Un clásico eterno que dejaría huella en los grandes momentos del cine, quizá el más repetido, la escena final en la que Joe E. Brown dice aquello de "Nadie es perfecto".

Ficha de la película

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada